22 de abril de 2010

Google publica estadísticas sobre las peticiones de retirada de contenidos que recibe en cada país

Un mapa recoge estadísticas simplificadas sobre las peticiones de retirada de contenidos que ha recibido por parte de agencias gubernamentales en cada país. España está en novena posición mundial.
Google ha dado un pequeño paso en su estrategia de transparencia al hacer públicas estadísticas sobre los lugares en que recibe peticiones oficiales para que retire contenidos de su buscador, de YouTube, de Blogger y del resto de sus servicios. El mapa se puede ver enGovernment requests directed to Google and YouTube y abarca los más de cien países en los que opera Google. El ránking de gobiernos que más retiradas han solicitado está encabezado por Brasil y Alemania, seguidos por la India y Estados Unidos. España ocupa la novena posición del mundo, que a su vez es la cuarta de Europa tras Alemania, Italia y Reino Unido.


Los datos que publica Google se refieren a las peticiones que reciben oficialmente, pero en realidad no todas ellas son atendidas. Por ejemplo, de las 32 peticiones de eliminación de contenidos que recibieron en España tan solo atendieron total o parcialmente 17 de ellas, incluyendo eliminar varias cuentas de Blogger, un resultado en las búsquedas (ordenado por un juez de lo mercantil hace tres años, «un suceso puntual», según afirmaron en Google España) y algo más de diez vídeos de YouTube, cuatro de ellos por orden judicial. Aparte de esto Google recibió 324 «peticiones de datos» que es como denominan a las peticiones oficiales sobre datos personales que deben atender según las leyes de cada país, por ejemplo para localizar criminales principalmente, aunque también incluyen casos de difamación y suplantaciones de identidad. Dejando aparte de las peticiones «oficiales», Google recibe también cientos de avisos y peticiones directas de los usuarios para actuar sobre ellas según las normas de sus servicios, porque ejemplo si encuentran pornografía o contenidos violentos en un sitio inadecuado.
Los datos que se han hecho públicos corresponden al último semestre de 2009 y se refieren a peticiones realizadas por los gobiernos de los diferentes países ante los que ha de responder la compañía en términos legales. El objetivo principal para Google es tener un papel responsable respecto a la censura de la libertad de expresión que puedan querer ejercer ciertos gobiernos. Pero esa responsabilidad de las compañías se complica debido a lo que está permitido en cada país: la publicación de ciertos contenidos es legal en algunos sitios pero no en otros; en algunos casos Google tiene incluso políticas de uso (que el usuario debe aceptar en los «términos de uso del servicio») que se sitúan por encima de lo que digan las leyes de cada país, como en el caso de la apología del odio o la violencia en los textos de un blog, o de contenido pornográfico en YouTube. En el documento de preguntas frecuentesde Google se puede leer sobre algunos de estos matices, y en su blog oficial también han vuelto a explicar sus políticas sobre la libertad de expresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario