23 de julio de 2011

Lawrence y los Árabes

Retrato de Lawrence de Arabia en una cueva del desierto Árabe

Pocas son las obras biografías de Robert Graves (Londres 1895/Deià, Mallorca 1985) tan cap aces de hacernos soñar como esta: violenta y trágica, que el escritor Gales dedicó en 1927 a u na de las figuras más prodigiosas y enigmáticas del siglo XX: el coronel T.E Lawrence(1888/1937).

Si para André Malraux, T.E Lawrence fue poco menos que un ídolo, para Winston Churchill un “animal raro que no medra entre barrotes” y para Faisal un mal necesario, para el resto del mundo fue Lawrence de Arabia. A partir de aquí florecerá la leyenda/mito (genialmente trazado en 1962 por David Lean y protagonizado por Peter O’toole) de Al-Awrence, del Rey sin corona, del bandido aclamado por su guardia de Corps (sabandijas y rebanacuellos confesos) ¿Y por que no? también del gay violado.

Con el ímpetu de un Enfant Terrible y sus 1´62 de estatura, desde su llegada a la península arábiga en 1916 (A partir de aquí comenzará la narración de sus aventuras en el libro Rebelión en el desierto) Lawrence jugó a dinamitar los ferrocarriles Otomanos y ejerció una jefatura fraterna entre los ignaros beduinos del desierto. Aquel año de 1916, tras desembarcar en el puerto de Chidda y recorrer varios desiertos y valles (cuando los turcos cometían la locura de bombardear la Kaaba) Lawrence y el emir Faysal se admiraron por primera vez. Según las palabras del propio Lawrence, la entrevista; que tuvo lugar en una aldehuela camellera; sucedió como sigue: –¿Le gusta Wasi Safra? – Dijo amablemente Faysal. –Si, pero está lejos de Damasco. La frase cayó como una espada en la habitación y hubo un estremecimiento; al fin Faysal mordiendo un datil contesto lacónicamente: –¡Alabado sea Dios! –¡Tenemos turcos mas cerca!

Y desde entonces, la Rebelión Árabe tuvo su líder, Faysal un aliado y los turcos un enemigo sagaz y atroz. Como el Ave Raris que fue Lawrence dominaba dos artes refinados: la literatura y la dinamita. De ambas (acaso salpicadas de nihilismo) usará para domeñar tosquedades y abigeos. Porque fue bajo la égida de Lawrence, como los Billi, Chuhayna, Atayba y otras tribus se unieron por primera vez en la historia de Arabia. Desde aquí, tal vez el daguerrotipo exprese la mitomanía: Con el chador de seda blanco, la nariz de yatagán y el alfanje recamado al cinto (Lowell Thomas lo confundió en Jerusalén con un Príncipe árabe) Aqaba queda al fondo. Al frente de c incuenta y seis valerosos Howeyta, Lawrence había logrado lo imposible: recorrer mil kilómetros a camello, matar una g uarnición turca y sellar el mito.

Otras victorias seguirían: Tafileh, Deraa, o Tallah (donde Lawrence grito “¡No hagáis prisioneros!”) y por fin Damasco. ¿Qué soñaba Lawrence? ¿Acaso creyó el palafito de una Arabia libre? Porque sus sueños debieron ser de lo mas fabulosos y quiméricos ¿Y quien sabe? si teñidos de Antinoos y Huríes. De él dirá Robert Graves “Si Napoleón hubiese estado en el puesto de Lawrence hacia el fin de la campaña de 1918, este se habría proclamado musulmán y consolidado el nuevo imperio árabe” pero algo se rasgo en el alma de Lawrence y un día, no quiso ser ya más Lawrence de Arabia.

Al fin los otomanos firmaron una amnistía y los aliados se repartieron las antiguas provincias otomanas como parte del botín. Así el 30 de Agosto de 1920 se celebro una Conferencia de Paz del Cairo. Atrás quedaban los desiertos de lava y guijos donde se escondía la muerte y las estrellas.

De esta forma, todo aquello prometido a la Rebelión Árabe (auspiciado por el secreto tratado Sykes-Pikot) quedaba bajo mandato francés y británico. Para Lawrence (el poeta, el héroe, el ingles que quiso ser beduino) la Rebelión Árabe le deshonraba y también deshonraba a su patria y a su gobierno”.

Y a partir de aquí T.E Lawrence desecho los laureles y pidió un destino vulgar. Cambió su nombre por el de Shaw y se alisto en la guardia de Tanks Corps como soldado raso. T.E Lawrence y Robert Graves se conocieron una noche en All Sous, conversando sobre teología griega, y durante mucho tiempo, mantuvieron una profusa correspondencia. De estas epístolas surgirá este bello ensayo pero donde como en un Iceberg, lo más importante no es lo que se ve, si no lo que se oculta bajo las aguas. Un día de 1935 mientras regresaba a su casa de Cloud Hills, Lawrence sufría un accidente de motocicleta. Como resultado del accidente estuvo seis días en coma y falleció el 19 de Mayo. Fue enterrado en la iglesia de Moreton junto a una estatua donde esta representado con ropas árabes. En el lugar donde se estrelló, hoy puede leerse la placa conmemorativa: "Existen dos clases de hombres: aquellos que duermen y sueñan de noche y aquellos que sueñan despiertos y de día... esos son peligrosos, porque no cederán hasta ver sus sueños convertidos en realidad”

Domingo Díaz Castillo


*Este texto fu e publicado en el número 5 de la revista NOTON

1 comentario:

  1. Cuidado con las florituras, que las carga el demonio. Ignaro es ignorante ¿seguro que es el calificativo que el autor quiso aplicar a los beduinos? Los turcos no firmarían una amnistía sino un armisticio. Lawrence se pudo creer un paladín de la causa árabe, pero muy difícilemente un palafito, ya que en el desierto, esta clase de casas acuáticas no son de uso. Y no era un Ave Raris sino un rara avis.

    ResponderEliminar